23Agosto2017

Cd. Victoria, Tamaulipas, México

La Opinión de Tamaulipas

Director General: Lic. Rodolfo Rojas Martinez

Usted está aquí: Portada Cultura Tres clásicos convertidos en ballet

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

Tres clásicos convertidos en ballet

Redacción/ La Opinión de Tamaulipas

Periódico en Línea e impreso

Con información de agencias internacionales

Sólo ofrecerán una función en el Teatro Diana

El Ballet Nacional de Ucrania reúne piezas literarias y las traslada a la danza en un solo espectáculo

GUADALAJARA, JALISCO.- ¿Qué tienen en común “Sherezada”, “Carmina Burana” y  “Corsario”? Las tres son obras clásicas de la literatura que han traspasado su género y llegaron al ballet. La primera está basada en la historia “Las mil y una noches”, donde los cuentos prevalecen y son narrados por una  mujer que busca preservar su vida.  Mientras que “Carmina Burana” se basa en unas cantatas medievales; y “Corsario” en un poema del británico Lord Byron. Las tres obras serán presentadas en un mismo espectáculo por una de las mejores compañías de danza clásica a nivel mundial, el Ballet de Kiev, o también conocido como el Ballet Nacional de Ucrania.

Ruslan Bentsianov, director y ex bailarín, no sólo resalta el talento que distingue a los bailarines de dicha compañía, muchos de ellos han sido reconocidos por su trabajo; sino que también incluye la antigüedad centenaria que los precede: “Nuestro ballet tiene una tradición larga, se remonta a 1867. Ahora estamos celebrando los 150 años, es una gran historia. Los espectadores pueden apreciar esta trayectoria en la calidad de nuestras presentaciones”. Gracias a esa tradición el grupo dancístico cuenta con 24 ballets en su repertorio, uno de los más grandes del mundo

Aunque antes han presentado algunas de las obras ya mencionadas por separado, se atrevieron a probar algo diferente para ofrecer al público un espectáculo único y renovado, donde se unen varios estilos y por supuesto, historias distintas.

Para Bentsianov, la creación de un nuevo ballet suele ser una tarea que requiere grandes esfuerzos, ya que es necesario que el director y los bailarines entiendan el libreto, la historia y luego, traspasar los sentimientos  de la trama y unirlos con los de la música. Por lo que poner  tres obras maestras en una sola pieza supone mayor trabajo, particularmente para los bailarines, quienes tuvieron que realizar arduas prácticas y entrenamientos constantes.

“Será un poco diferente a lo acostumbrado. En la primera parte será como el ballet clásico, pero en la segunda pondremos un poco de estilo neoclásico: el resultado es muy interesante. Elegimos estas tres obras porque se acomodan bien entre ellas, tomamos algunas partes de cada una. Por ejemplo, ‘El Corsario’ es una obra larga, se suele dividir en tres partes y la hemos presentado completa, pero para este caso la acortamos a un tiempo adecuado para lograr la unicidad”, concluyó  Bentsianov.