17Enero2018

Cd. Victoria, Tamaulipas, México

La Opinión de Tamaulipas

Director General: Lic. Rodolfo Rojas Martinez

Usted está aquí: Portada Editoriales El inquisidor/El extraño caso del PRI

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

El inquisidor/El extraño caso del PRI

Redacción/ La Opinión de Tamaulipas

Luis Armando Vargas Torres

El otrora partido ejemplo mundial de arrastre popular ha quedado en la miseria política, el partido artífice de la dictadura perfecta como lo calificó el premio nobel de literatura el peruano Mario Vargas Llosa aquella mañana de 1 de Diciembre de 1990 frente a Octavio Paz.

"México es la dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México", dijo un Vargas Llosa que a estas alturas ya parecía de nuevo el político intenso de hace unos meses. México, siguió, "es la dictadura camuflada". "Tiene las características de la dictadura: la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido. Y de un partido que es inamovible".

Ese partido (PRI) tenía la particularidad de tener una doctrina en pro de las masas, creaba organismos para atender a sus tres sectores campesino, obrero y popular, apoyado en el nacionalismo revolucionario, donde prevalecían los principios de la carta magna de 1917, promulgando el nacionalismo, basta ver los informes anuales a la nación de un Luis Echeverría, donde celebraba los logros y anunciaba nuevas obras, la ciudadanía se arremolinaba alrededor de sus radios.

Se apoyaba en actos de masas realzando siempre a los héroes revolucionarios y de la independencia. Los 18 de marzo día de la expropiación petrolera, el 5 de mayo, 16 de septiembre y 20 de noviembre eran días patrios del orgullo nacional.

Ese partido se acabo con la entrada de los neoliberales, pirrurris o tecnócratas; que fueron educados ex profeso en los EU bajo el auspicio del Instituto tecnológico de Massachusetts y  Harvard con la doctrina  económica de la escuela de Chicago de Milton Friedman.

Apuntalados por Miguel de la Madrid, seguido por Carlos Salinas de Gortari y contlapaches panistas y priistas que promulgan el libre mercado y el adelgazamiento del Estado, especializándose en recaudación inmisericorde de impuestos.

El problema que enfrenta la masa votante de priistas es la del síndrome de Estocolmo toda vez que un candidato  externo; José Antonio Meade les secuestró el partido, pasando sobre los políticos de carrera, doblándoles la cerviz y haciéndoles manita de puerco para que se cuadren como a Ivonne Ortega. 

Este síndrome es un trastorno psicológico temporal que aparece en la persona que ha sido secuestrada y que consiste en mostrarse comprensivo y benevolente con la conducta de los secuestradores e identificarse progresivamente con sus ideas, ya sea durante el secuestro o tras ser liberada.

Sin embargo la clase política priista es de cuidado, no hay muy buen semblante en Miguel Osorio Chong, Manlio Fabio Beltrones y Gamboa Patrón, por decir sólo algunos, la clase política nacionalista revolucionaria como la central campesina cardenista anunció que se pasa a Morena con sus 5 millones de votantes para saldar cuentas con Meade que los ignoró como Secretario de Hacienda.

El partido fue secuestrado por los neoliberales financieros, ganándoles el paso a los políticos, de ahí se entiende el encarcelamiento de tanto gobernador priista, que independientemente de su culpabilidad, mandó mensajes que el que no se alinie será sancionado. Hay una mano perversa que mece la cuna, nos huele a Quinazo.

Los detentadores del poder no quieren darse cuenta de que el neoliberalismo ya se acabó, empezó en Inglaterra, siguió en EU, están siguiendo el modelo Chino que es una combinación de Economía abierta con economía interna, si sale mal lo externo, se cierran y abren el mercado nacional en vez de exportar, pero tienen economía interna fuerte con capacidad de compra. Tienen 300 millones de millonarios, de una población de 1,300 millones.

Acá en México hay 30 millonarios de una población de 120 millones ridículo, pero no hay capacidad de compra, quiere continuar con ese modelo que  fabrica pobres, acabarán con todo lo que se les oponga. Ya acabaron con el PRI, dan lástima, lo que sigue modificarán el membrete, los miembros como inocentes corderos aún ni se enteran de lo que les viene.

La ley de seguridad interior es el método del terror y de hostigamiento que funcionó en el pasado, andan desfasados,  pero que ahora puede servir para unir al pueblo de México en un frente ciudadano contra la barbarie y el saqueo de los bienes de la nación.

Por lo pronto el partidazo se acabó, si quieren seguir gobernando tendrán que pactar con el PAN, al menos en Tamaulipas, para que les den algunas migajas de la mesa del señor.

Acá en Nuevo Laredo no se ve como le puedan ganar a Enrique Rivas Cuellar, el que más saca la cara es el ex alcalde Daniel Peña muy disminuido, el regidor Jesús Valdez Zermeño arrastra tras de sí derrotas como político al frente del partido, continúan emperrados en pensar que sólo ellos pueden, ignorando a la CNOP, CTM y CNC.

Jahleel Abdalá quiere ser senadora, sabe que como diputada no dio el ancho al ser omisa en su responsabilidad de oponerse a políticas tontas como la de privatizar la rúa Monterrey-Nuevo Laredo y aprobar la ley de seguridad interior sin el más mínimo análisis, por lo que ni de chiste se lanzaría a una aventura por la presidencia.